Temas Historia BAC
Antiguos temas BUP
Materiales Complementarios
Zona Multimedia
La Plaza'r Pueblo (Foro)
 
Temario 2º BAC PAU
 





Copyright © 2009 JCGG

Viste algún error? Quieres comentar algo?

 

Las estructuras económicas y sociales durante la Restauración .

El desarrollo cultural.

España ante la creación del mercado mundial

            A partir de 1870  Occidente entra en la segunda parte de la revolución industrial.  Se observa como en Europa y Estados Unidos  van apareciendo los grandes complejos industriales y  el capitalismo financiero. Las fuentes de energía y las materias primas se buscan en otros países, lo que hace que se amplíe el mercado mundial.

En este contexto, en la época de la restauración, España vio como  hacía unos buenos progresos en el aspecto demográfico económico y cultural, pero este tímido avance español no alcanzaba a subsanar las marcadas diferencias entre España y Europa;  quedándose así descolgada y participando de la marginación geopolítica y económica que sufrían los países del mediterráneo.

Entre las causas de dicho atraso económico destacan las siguientes:

·        la ya mencionaba discriminación geográfica

·        la necesidad de ayuda financiera

·        la cadencia de mercado interior.

2 El modelo español de desarrollo. Los desequilibrios económicos regionales

            Durante la Restauración quedaron fijados las bases  de la economía de la España actual con sus correspondientes desigualdades: el sur eminentemente agrícola y atrasado, el norte peninsular mas industrializado, y Madrid, la capital de estado y un centro importantísimo a nivel comercial y financiero.

            Es importante destacar también que la economía española estaba fuertemente ligada al eje comercial “Península- Cuba”, resultado de la aplicación del “pacto colonial” por el cual la isla proporcionaba azúcar de caña, tabaco, y otros productos tropicales a cambio de cereales, tejidos y productos metálicos. Tras el desastre de 1898 España tuvo que hacer frente a la reconversión de este modelo económico.

2.1 los núcleos industriales.

El núcleo siderúrgico del país vasco.

Se desarrolla sobre todo en torno a Bilbao y la ría del Nervión y se fundamente principalmente en la riqueza en hierro de la zona. Eran explotadas por capital inglés pero gran parte de los beneficios se quedaban en la zona. Todos estos aspectos fomentó la aparición de la industria siderúrgica que comenzó a ver la luz en 1880.

Esto fomentó el desarrollo de otros sectores como el químico, el eléctrico y sobre todo el naval. Un  hecho trascendental que consolidó definitivamente  la siderurgia vasca fue la neutralidad española en la primera Guerra Mundial, gracias a la venta de alimentos  a uno y otro bando.

 

El núcleo textil de Cataluña

            Se asienta en torno a Barcelona y el valle del Bajo Llobregat. En oposición al País Vasco la iniciativa no se debe a un capital extranjero. Se debe a la pequeña y mediana empresa de estructura familiar ligadas a  la industria textil. Para estas empresas fueron muy positivos los aranceles de 1891 y de 1906. Como en el caso anterior, eso supuso una ayuda para otros sectores industriales como el químico y el eléctrico.

El fracaso del desarrollo industrial en Andalucía

            En un principio Andalucía se adelantó en el proceso de industrialización español, pero el agotamiento del carbón vegetal en la zona y el hiperdesarrollo de los altos hornos vizcaínos haría perecer a la industria sureña.

            La riqueza mineral andaluza tampoco reportaría a la región grandes beneficios puesto que en su mayoría estaban explotados por capitales extranjeros.

            La caída de la producción de la seda en Granada contribuyó al desarrollo de la industria textil malagueña.  La familia Larios creó aquí algunas fabricas de mayor envergadura que las catalanas. Pero la producción chocó con el escaso poder adquisitivo del campesinado andaluz

            El desarrollo del ferrocarril de nuestra comunidad fue muy desigual, mientras que la zona occidental estuvo bien comunicada no sucedió igual con la zona oriental, que fue la última zona de la península en ver el ferrocarril.

2.2 La España rural

            En la España de la restauración  la ruralidad daba tono a la nación y el sector agrario era  el mas importante. La agricultura tradicional ( afincada sobre todo en Andalucía, Extremadura,  las dos Castillas y Galicia)  se veía incapaz de renovarse, lo que obligó a emigrar a mucho e los campesinos. Además la agricultura sufrió una importante crisis causada por la llegada de trigo de Estados Unidos y de otros países, hecho que provocaría la creación de aranceles y de otras medidas proteccionistas que beneficiaría a la industria catalana.

            Surge también en esta época una nueva agricultura en la fachada mediterránea,. Una agricultura altamente productiva y que destina sus productos a la exportación.

2.3 El desarrollo financiero

            El desarrollo financiero no puede desvincularse del desarrollo industrial. La mayor parte de los bancos serán de carácter mixto y actuarán simultáneamente como bancos comerciales e industriales. En los inicios  el capital extranjero sería el predominante,  pero la banca española presentaría varios avances importantes, sobre todo después de la primera Guerra Mundial.

            -La banca goza de una buena maduración relacionada con los beneficios de la exportación de hierro.

            -La banca madrileña nace como resultado de capiteles provenientes de Cuba y Méjico por un lado, y de capital francés por otro.

            -El banco de España deja de ser únicamente depositario del tesoro estatal, ahora diversifica sus funciones.

            -La banca catalana entrara a comienzos de siglo en una grave crisis producida por las malas inversiones

            -No se puede hablar de una banca andaluza ya que sólo una banca granadina adquiriría una tenue relevancia

3.  La evolución demográfica y económica

            Durante la restauración España participará  en menor o mayor grado  de todos los avatares políticos, económicos y culturales.

3.1 Los movimientos poblacionales.

            El crecimiento demográfico experimentado sobre todo a partir del  1900 se basa en la disminución de la tasa de mortalidad.

            La  emigración  resultó importante y se dirigió sobre todo a  América y a Argelia.  También es necesario señalar el flujo migratorio del campo a la ciudad, el llamado éxodo rural, que produjo el considerable aumento de población de las capitales importantes.

3.2 La evolución de la economía.

            Se fue adaptando a la coyuntura internacional. Se inicia una expansión económica a partir de 1896 que, pasando por la Primera Guerra Mundial, llega hasta los “felices años veinte”. Se pueden distinguir varias etapas en la evolución económica española:

Primera fase de la restauración (1875-1885)

            España supera la crisis de 1876 centrándose en un plan de dinamismo económico basado en las construcciones ferroviarias.

Crisis de 1886 y 1892

            La economía española de la regencia se atona al nivel internacional y tiene que luchar contra la inflación.

Recuperación económica (1898-1913)

            Tras la pérdida de Cuba, Filipinas y (como no!!) Guam ; se presagiaba un gran desastre económico, pero no fue así, se produjo un reajuste financiero y una regeneración económica.

            La agricultura mejoró su rendimiento, tanto por la introducción de nuevas tecnologías en el campo como por la ampliación de los regadíos. Además tomaron importancia algunos productos nacionales  como la remolacha, favorecidos  por la perdida de la caña de azúcar cubana

            La industria se vio recuperada al ser retirados los capitales extranjeros procedentes de las colonias.

El “boom” de la neutralidad (1914-1918)

            Durante este periodo la balanza de pagos se ve positiva después de mucho tiempo, permitiendo a España desembarazarse de la angustia de la deuda exterior. La agricultura se vio favorecida en un principio, pero después sufriría una crisis a causa del bloqueo alemán.

Crisis de posguerra  (1919-1923)

            Europa centró sus esfuerzos en recuperar los destrozos de la guerra, por lo que restringe sus compras al exterior. El comercio español se resiente y las industrias se ven obligadas a bajar los  niveles de producción.

            En síntesis podemos decir la España de la Restauración seguía siendo un país atrasado a pesar de la oportunidad perdida tras la Primera Guerra Mundial.

4. Sociedad, vida cotidiana y desarrollo cultural

            1. Las necesidades urbanísticas obligan a planificar ensanches. Esta planificación se lleva a cabo en ciudades como Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia,  San Sebastián o Málaga (c/ Larios).

Las construcción de grandes vías y de ensanches puso de manifiesto los efectos derivados de la poca atención prestada a los barrios periféricos.

            Los grandes inventos irrumpieron en la vida cotidiana: teléfono, luz, electricidad...El ferrocarril, las carreteras y los primeros automóviles acortan las distancias y la ciudad se acerca aún más al campo.

4.2 La situación de los grupos sociales

LA España de la Restauración, era un país de grandes desigualdades, de  miseria y de opulencia:

La alta burguesía

La burguesía de los negocios catalana, activa e inteligente constituye una nueva y distinguida aristocracia a imitación de la de Inglaterra y París. Esta burguesía establece sus domicilios en los ensanches de las ciudades o en los barrios residenciales.

La pequeña burguesía o clase media

            Estuvo integrada por pequeños empresarios, preocupados por su salud y las apariencias en  imitación de la alta burguesía. Se podían distinguir a los casticistas,  defensores de los valores nacionales, y  europeístas, en pro de la apertura del país. En líneas generales la pequeña burguesía demostró ser mucho más abierta y plural que  la alta burguesía.

La situación de los campesinos

            El latifundio estaba muy extendido por Andalucía y Extremadura por eso cuando acaecían sequías o se acababa la cosecha se quedaban sin cobertura social ninguna.  Una buena parte de ellos vivía en los barrios más humildes de los pueblos. Estas condiciones explican por sí solas porque el cacique o señorito podía coaccionarlos a la hora de emitir el voto.

            El minifundio era muy abundante en Galicia, Castillas etc. Las condiciones de vida del campesino minifundista también eran muy duras, ya que el labrador minifundista no podía costearse las nuevas tecnologías que aumentarían su producción.

El obrero urbano e industrial

            Tenía que soportar una jornada laboral de diez horas, no tenia derechos sociales, su vivienda era muy reducida  e insalubre. Muy características fueron las casas de vecinos, en ella la vida se desarrollaba en la estrechez de las habitaciones privadas y el disfrute de los espacios comunes (corralas, casas de vecinos..).

5. la agitación social. Su proyección en Andalucía.

5.1  El crecimiento de los sindicatos. El problema del terrorismo

            Como consecuencia de la precaria situación en la que vivían las clases humildes, los sindicatos fueron aumentando de manera paulatina. Los partidos obreros también se aplicaron en la lucha contra la lacra del analfabetismo. Para ello, el PSOE creó las Casas del Pueblo.

            El aumento de la sindicación no hizo desaparecer el problema del terrorismo. Esto se agravó con la creación del pistolerismo organizado, utilizado tanto por los trabajadores como por los empresarios.

            Falto de prácticas religiosas, el mundo obrero fue alimentando un anticlericalismo. Para acercar posturas con la clase obrera, la iglesia creó misiones populares tanto en el ámbito rural como en el urbano. No obstante fue muy meritoria la labor formativa de escuelas como el Ave María en los círculos obreros.

5.2    La agitación social en Andalucía.

Tendencia socialista

            Dirigida por Pablo Iglesias y organizada en torno a PSOE y UGT. El núcleo ugetista más importante en Andalucía fue Málaga y toda su zona de influencia rural.

Tendencia anarquista.       

            Se arraigó sobre todo en la zona de Cádiz. Frente al anarquismo catalán, partidario de la vía de la legalidad, el anarquismo andaluz se presentaba partidario de una acción directa, clandestina  e incluso violenta. Cabe destacar la acción de la Mano Negra .

            Las causas del radicalismo de la agitación social en Andalucía hay que buscarlas en la injusta distribución de la propiedad y a la coyuntura económica vivida por aquellos años como resultado de la filoxera en las vides andaluzas.

6. El desarrollo cultural, la educación y la prensa.  

Edad de plata de las letras españolas            

            Se suceden las generaciones y los estilos. Nos referimos a los escritores de la generación del 68 y del 98, a los que hay que añadir la generación del 14. Se habían formado en Universidades extranjeras, serán europeístas y tendrán cierta influencia en el panorama cultural. Destacan Ortega y Gasset, Gregorio Marañón y Manuel Azaña.

 La institución de libre enseñanza

              El estado liberal de la restauración se ocupó poco de las necesidades educativas a pesar de la presión ejercida por los grupos generacionistas. En el empeño por mejorar la enseñanza destaca la institución de libre enseñanza que fue fundada en 1876 por Francisco Ginés de los Ríos y que tendrá una gran repercusión en generaciones posteriores (IIª República)

La importancia de la prensa.

              Los periódicos se convirtieron en armas de acción en la batalla ideológica. La prensa conservadora defendía el sistema establecido, de estos diarios destaca ABC, fundado en 1905. También tiene cierta importancia “El debate” periódico católico que acabaría siendo dirigido por Herrera Oria. “El siglo futuro” fue la principal vía para  difundir las ideas integristas.

            La prensa liberal y progresista estuvo representada entre otros por: “El Heraldo de Madrid”. Pero el hecho más destacable de la prensa libera de la época fue el trust creado por: “El Heraldo”, “El Liberal” y “El Imparcial”.

            En cuanto a revistas merecen citarse: “La Pluma” dirigida por Manual Azaña, y “La Revista de Occidente” fundada por Ortega y Gasset.