Temas Historia BAC
Antiguos temas BUP
Materiales Complementarios
Zona Multimedia
La Plaza'r Pueblo (Foro)
 
Temario 2º BAC PAU
 





Copyright © 2009 JCGG

Viste algún error? Quieres comentar algo?

Los Austrias Menores: Felipe III, Felipe IV y Carlos II

Felipe III
Felipe IV
Carlos II

 

Las nuevas formas de gobierno: Los validos (XVII)

Ya desde finales del reinado de Felipe II la monarquía hispana estaba dando señales de debilidad, y, debido a la incapacidad de cumplir sus grandes aspiraciones, empezaba a "privatizar" competencias estatales, principalmente en el campo de las actividades militares y navales. Encontrándonos de este modo ante una cierta refeudalización, pero no como vuelta de dominio de una clase, si no de individuos dentro de una nueva situación creada que todos comprendían que era irreversible.Los Privados o validos:Su elección dependía sólo del rey, la privanza fue una Institución irregular, no legal, suponía la unión de dos elementos de los que muchos monarcas no podían prescindir: amigo íntimo y trabajador eficaz.La tarea que competía a un rey era tan abrumadora que se comprende dejara lo más pesado de la tarea a una persona de su confianza.Su origen hay que buscarlo en la propia mecánica burocrática y en la ineptitud de Felipe III, a causa de la cual se crea un cargo muy parecido al de primer ministro, pero que carece de nombre y que recae en Lerma, no por sus méritos, sino por ser amigo íntimo del rey; este carácter amigable, preferencial para el cargo, es lo que desluce el proceso y oscurece lo que fue un desarrollo institucional.Los últimos Austrias se desentienden del gobierno a través de validos, la que puede ser explicado por lo complicado y extenso del gobierno, que difícilmente puede ser manejado por un solo hombre; había llegado el momento de que el rey compartiera su carga y delegara su poder.Las funciones del valido: supervisa los consejos, maneja los Instrumentos escritos del gobierno y aconseja al rey.Influye directamente en la política real por dos vías:1- Tiene en su cargo el aconsejar al rey.2- Puede hablarle además como íntimo amigo.La ascensión del valído refleja:1- La ineptitud del monarca.2- Las ambiciones de los aristócratas.Cuando la corona delega competencias lo hace buscando un primer ministro; pero, al mezclarse poder y patronazgo, la corona pierde independencia; lo que empezó como delegación de poder, acabó como abdicación del control y pérdida del poder.El primer valido que hace su aparición es el duque de Lerma con Felipe III. En un primer momento Felipe autorizaría, verbalmente, a éste para que firmase en su nombre; años después, Felipe mandó a los presidentes de los Consejos una Real Cédula en la que confirmaba, por escrito, los poderes dados a Lerma desde el principio, en la que ordena que cada Consejo y su Presidente cumplan todo lo dicho por Lerma.Lerma fue durante veinte años el punto central del Estado. Su caída, o lo que es igual, su pérdida de la gracia real, ocurrió en octubre de 1618. Pasando a la sustitución inmediata de su hijo, el duque de Uceda.¿Por qué la figura del valido?La opinión de muchos historiadores consiste en afirmar que los validos gobernaron porque los últimos Austrias carecieron de energía, de carácter, de talento político, etc.Fernández Alvarez, aludiendo a la caída de Lerma, dice:

 "Caía Lerma pero no el sistema. El régimen de validos continuará a lo largo del siglo con la serie de reyes holgazanes, abúlicos a enfermizos que se suceden en el trono español durante los últimos Austrias".

Por el contrarío, Domínguez Ortiz dice que Felipe IV "sostuvo a Olivares como Luis XIII a Richelieu: por que lo creyó el hombre más indicado para desarrollar su política, no por pereza a incapacidad mental".Para Elliott, Felipe IV supo elegir al hombre idóneo, "Si existía en España un hombre preparado para luchar contra los enormes problemas del momento, ese era el Conde de Olivares" .

Listado de Validos

FELIPE III: Lerma y Uceda

FELIPE IV: OLIVARES y Haro

Mariana DE AUSTRIA(regente):  Nithard y Juan  José de Austria

CARLOS II:(Valenzuela)

Felipe III (1598-1621)El siglo XVII supone un repliegue tanto político como económico. Ya hemos visto que tras la muerte de Felipe II proliferan los validos, siendo la nota más específica del siglo XVII hispano.Europa decide lanzarse a la ofensiva contra España. Es sustituida por Francia en cuanto a supremacía europea. Surgen nuevas potencias coloniales: en primer lugar Holanda y luego Inglaterra. Pero lo más destacable del siglo XVII, es el derrumbamiento del Imperio español. Como exponente de esta decadencia, baste mencionar la necesidad que tuvo de declarar la bancarrota en 1607. A la muerte de Felipe II, Lerma recibe el poder de manos del nueva monarca. Con el ansia de este nuevo poder y por temor a las comparaciones, Lerma echa de la Corte a los antiguos ministros de Felipe II. Pero no contento, también desplaza a otra serie de figuras importantes a la periferia, a Flandes, Italia o América: Duque de Osuna, Gonzalo Fernández de Córdoba, marqueses de Bedmar y Villafranca, etc.Este desplazamiento supone el esplendor de la periferia, pero con un grave riesgo, la corrupción de la monarquía, ya que las zonas periféricas estaban mejor gobernadas que la propia España.Tras despejar el reino, Lerma comienza a enriquecerse, estableciéndose como sistema la codicia y el nepotismo. Su poderío llega hasta tal extremo que se permite el lujo de tener a su vez a otro valido, el marques de Siete Iglesias.Pero la corrupción y la inoperancia del sistema debilitan la monarquía, su caída es detenida por la periferia.Dos son los hechos de este reinado:*La expulsión de los moriscos.Al convertirse la monarquía española en potencia del Mediterráneo, era inevitable el enfrentamiento con turcos y berberiscos; con sus incursiones al Levante español ponían en peligro la defensa de España, aparentemente los moriscos españoles eran la "quinta columna", esto llevó al gobierno a un dilema: conversión o expulsión.La conversión no dio buenos resultados, ni acabó con la amenaza turca, determinándose de ese modo la expulsión.Pero esta expulsión morisca planteaba un problema grave: dejar despobladas y sin cultivar las zonas más ricas del reino.Ante los planes del sultán Al-Mansur de Marruecos, aliado con Isabel de Inglaterra, para invadir la Península, el problema se hacía urgente: había que acabar con la cuestión morisca. Ya que la asimilación por la sociedad cristiana resultó fallida, no había otra solución que la expulsión. En abril de 1609 se decretó la expulsión para los del reino de Valencia, núcleo más importante y poderoso; en diciembre, a los de Castilla, y en abril del año siguiente, a los de Aragón.En Valencia fue donde más se notaron las repercusiones que sobre la economía tendrían estas medidas, En Aragón provocó la ruina de la agricultura en la zona media del Ebro. Castilla, sin embargo debió salir menos afectada, al igual que Cataluña. A pesar de ello, la mayor consecuencia no fue económica, sino social.La Paz exteriorAl iniciarse el siglo XVII se aprecian las ansias de paz.- Inglaterra, tras la muerte de Isabel, I inicia las negociaciones de paz bajo Jacobo I.- Países Bajos, negociación de paz por los archiduques. Tregua de los Doce Años.- Francia, paz mediante política matrimonial. La paz finalizará con la guerra de los Treinta Años (Guerra 30 años(1618-48): Los viejos enfrentamientos religiosos derivan en una guerra por la supremacía Habsburgo en Europa. Asoló Alemania. Finaliza con Paz de Westfalia, que relega a los Habsburgo) que se iniciará durante el reinado de Felipe III, desarrollándose y finalizando con Felipe IV.FELIPE IV (1621-65)En la época de Felipe IV, hay un deterioro político y económico (Bancarrotas: 1627,1643,1656,1664) enmascarado por la figura de Olivares. Este fenómeno no es únicamente hispánico, ya que el Conde-duque pertenecía a la generación de consejeros reales, Richelieu, Strafford,etc., y creía, como ellos, en las grandes posibilidades que ofrecía una organización más racional del Estado.Bajo el gobierno de los validos de Felipe III había crecido la corrupción, llegando a producir un desequilibrio dentro del mismo cuerpo del Estado, como resultado había tensiones sociales con posibilidad de luchas internasAsí pues, Olivares se plantea el comenzar las reformas desde arriba del Estado, hasta alcanzar al menos el nivel de esplendor logrado con Felipe II. La visión de éste era la de una sociedad Justa y equilibrada.Existe una dicotomía en su programa de gobierno; por una parte, pretende volver a la misma situación del siglo XVI: sociedad estamental tradicional, así como normas y valores tradicionales; por otra, una regeneración económica que exigía cambios radicales en la sociedad.Olivares encontró fuertes oponentes, sobre todo por parte de la nobleza que se vio amenazada. Tuvo un intento de reformar a este estamento nobiliar con la fundación del Colegio Imperial para la educación de los jóvenes nobles, formación militar, geográfica, técnica, mecánica, etc, fue un proyecto fallido.Acabó con la exención fiscal de las capas altas, al menos en la práctica, con los "donativos" forzosos y el resurgir de las viejas obligaciones feudales.La Vuelta a la Guerra de los 30 años:El Imperio se ve sometido a una dura guerra, en la que participa toda Europa. El Emperador, defensor de la causa católica, se ve apoyado por la monarquía hispana.Los enemigos al catolicismo son:

Las potencias protestantes: Dinamarca, Suecia, Holanda e Inglaterra.

Las potencias políticas: Francia , Saboya y Venecia

Entre 1626-29, los ejércitos Imperiales y españoles, mandados por Wallensteín y Tilly, habían derrotado a Cristian IV de Dinamarca obligándole a firmar la paz de Lübeck.Surge ahora un enemigo importante: Gustavo Adolfo de Suecia, con éste el ejercito sueco logra una gran victoria en Lützen, donde pierde la vida su jefe. Al tiempo Wallenstein es asesinado.España manda a don Fernando, hermano del rey, y obtiene una gran victoria en los llanos alemanes de Nördlingen Se firma la paz de Praga, con la que finaliza el tercer periodo de la Guerra de los Treinta Años.

Ultima fase del conflicto Olivares-Richelieu.Las esperanzas hispanas se centraron en una guerra corta, y para ello era necesario un avance fulminante sobre París.Hacía falta dinero y Olivares puso en marcha todos las recursos, tales como:1- acuñar monedas de vellón con riesgo de caer en la Inflacción.2- Tributo extraordinario de las Cortes (9 millones).3- Donativos nacionales.Así pues, el ejercito español, mandado por el Cardenal-Infante y apoyado por el Imperial, penetró en la Picardía y se acercó a Paris; el propio Richelieu vio todo perdido, pero Luis XIII pudo reorganizar el ejército y hacer frente.Durante algunos años Olivares pudo mantener el equilibrio, pero las cuantiosas pérdidas fueron acabando con el poderío español, hasta 1640, año en el que estalla en España las guerras internas que acabarían por despojarle de su predominio sobre Europa. No exento de avaricia, aunque menos que Lerma, acaparó cargas con contenido institucional. Descargó las competencias de los Consejos en Juntas, menos rígidas en su funcionamiento y más manejables al estar integradas por elementos afines a él.La Crisis centrífuga de 1640:Condiciones que dieron pie a las revueltas:En toda la Europa moderna existía una precondicíón permanente para la revuelta:- La presión de la población sobre los recursos alimenticios.- La amenaza constante de una mala cosecha y la muerte por hambre.Tipos de revueltas:Revuelta popular: provocadas por el hambre y la miseria, que adquieren acentos religiosos.Revuelta política: protesta de una fracción o mayoría de la nación contra un régimen impopular.Ambas son independientes aunque, a veces, una puede provocar a la otra. Las de Sicilia y Nápoles responden al primer tipo: es un movimiento popular con poca o ninguna participación de la elite.En Portugal se puede ver, esencialmente, un movimiento de elites, aunque también contó con el apoyo popular.En Cataluña se da una mezcla de ambas intervencionesRevueltas internas.Fechas:-1640 Cataluña.-1640 Portugal.-1641 Levantamiento de Andalucía.-1646 Sicilia.-1647 NápolesCausas de las revueltas:socio-políticas

Todos los reinos de la monarquía española, excepto Castilla, eran reinos sin rey.

La lengua como distinción y hostilidad hacia el forastero.

Castilla aparece como monopolizadora:

Portugal y Cataluña, quieren conservar la Independencia de sus comunidades.

EconómicasCataluña y Portugal, gozaban de prosperidad económica en comparación con Castilla. De seguir unidos a Castilla, ambos deberían esperar un empobrecimiento progresivo, hasta alcanzar la miseria a que había llegado Castilla.* Los levantamientos de Sicilia y Nápoles, nacieron del descontento de una población explotada por el fisco que descarga su cólera sobre la clase gobernante.* Las cuatro revueltas nacían de una causa común, la presión fiscal ejercida por un gobierno ajeno que iba sufriendo derrotas en la guerra.La Guerra de Cataluña comienza por un levantamiento campesino en las calles de Barcelona (el llamado Corpus de Sangre, antecedente de la actual "diada" nacionalista). Este levantamiento se debe, entre otras cosas, al descontento provocado por la concentración de soldados extranjeros en Cataluña para acudir a las guerras europeas.Como intento para sofocar el movimiento, Olivares nombró virrey a un catalán, el duque de Cardona, medida que no sirvió de nada.En su levantamiento Cataluña pide ayuda a Francia y en compensación nombran a Luis XIII conde de Barcelona.Pero en medio de estos conflictos la monarquía debe enfrentarse a un nuevo problema: la sublevación de Portugal.Ya no debía luchar por su hegemonía en Europa, sino por su unidad interna.La sublevación de Portugal era más difícil de contener. Cuando llegó la noticia de la rebelión a Madrid, el duque de Braganza era ya Juan IV de Portugal.Por primera vez desde la Reconquista, España tenía dos frentes internos peninsulares.Además de estas dos revueltas, había mas en la Península: Andalucía se levantaba en conexión con Portugal, de manos del duque de Medína-Sidonla y del marqués de Ayamonte. También en Aragón las hubo, con el virrey a la cabeza y el duque de Bajar junto con Carlos Padilla, en conexión con el alzamiento Catalán.Las de Sicilia y Nápoles fueron posteriores, para entonces ya había caido Olivares y era sustituido por el conde de Haro.LA RENUNCIA A VICTORIA: WESTFALIA Y PIRINEOS.Tras la crisis de 1640 y la caída de Olivares, llega al poder, como privado, Luís de Haro; su misión era la de poner fin a los alzamientos internos y alcanzar la paz. Cuestión nada fácil.-Hasta 1648 España luchaba en el norte de Holanda.-Hasta 1659 contra Francia.Para entonces Cataluña podrá ser dominada pero Portugal será irrecuperable.Con la derrota de la batalla de las Dunas, la monarquía católica dejó de contar coma potencia marítima.Pero aún más se agravó el futuro de España, con la muerte del príncipe Baltasar Carlos, dejando vacante la sucesión masculina. Felipe IV casa de nuevo, ahora con Mariana de Austria y tiene otro hijo varón: Carlos II.Por fin Felipe IV se decidió por la paz con Holanda, firmando en Münster como una parte de la paz de Westfalia Esta paz no fue completa, ya que España siguió la guerra durante una década más.Felipe IV sólo se preocupaba de rehacer la unidad hispana, recuperando Portugal, con esas miras y para poder concentrar sus esfuerzos en la frontera portuguesa, se decidió a la paz con Francia, mediante el tratado de los Pirineos, en la que se perdía el Rosellón, Artois, y otras plazas de Flandes y Luxemburgo.REGENCIA DE MARIANA DE AUSTRIA (1665-75).Luis XIV siguió prestando ayuda a los portugueses, y además éstos se aseguraron el apoyo inglés mediante la alianza de una princesa portuguesa, Catalina de Braganza, con Carlos II Estuardo. Convirtiéndose así en una potencia más sólida que la hispana.Muere Felipe IV dejando como heredero a Carlos, que aún era un niño, y a una regente de escasas dotes.Luis XIV reclamó para su esposa, María Teresa de Austria, hija de Felipe IV, algunas potencias de los Países Bajos, pero fue rechazada su petición pasando a la acción.Esta agresión francesa hizo que España concertara la paz con Portugal para proteger su retaguardia.-La Triple Alianza:Formada por las potencias marítimas, Inglaterra, Holanda y Suecia a la que se unió España frenaron la intervención francesa, firmando la paz de Aquisgrán con España, por la que devolvía los territorios ocupados.Felipe IV estableció en su testamento un organismo consultivo, la Junta de Gobierno, para que ejerciera el poder tras su muerte, dejando a Mariana como figura decorativa. En esta Junta se integraba a miembros de la alta nobleza y el alto clero, junto a los primeros magistrados de la nación. La viuda rechazó a la Junta y, para gobernar, se valió de un hombre de su confianza, su confesor, el padre Nithard.Esta privanza duró tres años, ya que fue destituido por Juan José de Austria, hijo natural de Felipe IV, que con un ejercito llegó a Madrid mandando a la reina un ultimátum, ante el cual despidió a su confesor. Pero aún así no obtuvo el cargo de valido que ansiaba, quedando como vicario de Aragón.Fue Fernando de Valenzuela el que obtuvo la confianza de la reina. Valenzuela se dedicó a la venta de los puestos y cargos administrativos, asistiendo de este modo a un declive del valimiento, aunque esta crisis de privanza se debe a la figura real que lo respaldaCARLOS 11 1675-1700El 6 de noviembre de 1675, Carlos cumplía 14 años, alcanzando la mayoría prevista de edad, días antes su madre le presentó un proyecto por el que se prolongaba su regencia durante dos años más; pero Carlos se negó a firmarlo. Ante esta negativa, la reina madre intervino para el nombramiento de Valenzuela como primer ministro.Esta medida provocó el descontento de don Juan José de Austria, que, con un ejército y apoyado por la corona de Aragón, marchó sobre Madrid; Valenzuela se vio obligado a huir y esconderse en El Escorial, siendo desterrado posteriormente a las islas Filipinas.El gobierno de don Juan José de Austria duró tres años, hasta su muerte. Aunque todos los vaticinios aseguraban un rápido fallecimiento del raquítico Carlos II, lo cierto es que tuvo un reinado bastante largo: hasta la edad de casi 39 años.De su primer matrimonio, con María Luisa de Orleans, no tuvo descendiente. Casó de nueva con Mariana de Neoburgo y tampoco consiguió sucesor, lo que provocará una problemática considerable, al quedar vacante el trono de la Corona Hispana, ante la cual todos los países europeos intentarán establecer sus derechos a esta sucesión, no ya tanto por ser España una pieza apetecible en el reparto de poder continental; sino por neutralizar sus posibilidades de volver a ser otra vez, tras una posible recuperación, la principal fuerza continental como ya había sido en tiempos pasados.En estos momentos finales del siglo, la situación de la Península es:

debilidad económica general.

contracción demográfica (por movimiento natural).

por emigración hacía América paralización económica de Castilla.

Desarrollo económico catalán.

Inflación monetaria castellana.

El alza económica catalana no va en correspondencia con un alza demográfica. La expulsión de los moriscos afectó mas al área aragonesa que a Castilla.En el XVII se producen tres importantes epidemias que merman la población peninsular, los datos, aunque con reparos, nos hablan de pérdidas de hasta 14.000 habitantes en una de estas epidemias en Córdoba; de 60.000 en Sevilla; en total las tres epidemias pudieron reducir la población en, más a menos, un millón de personas. Esta baja demográfica se agrava si sumamos a los moriscos expulsados.En el terreno económico, observamos frecuentes intentos fallidos de crear un proteccionismo; el más llamativo es el de 1.679, inspirado en el colbertismo francés. Pero la masiva presencia de extranjeros al frente de la actividad comercial y las más frecuentes acuñaciones de moneda en cobre imposibilitan, junto con los acontecimientos políticos, la solución.La sucesión a este rey, empeñado en no ser un jugete de las potencias europeas, que habían conseguido arrebatar a España el liderazgo, traerá la alternativa de un cambio dinástico materializado en la francesa casa de Borbón que, aun planteado y preparado por el propio monarca, no estará exento de problemas y desembocará en una guerra: La Guerra de Sucesión

 

Para comentarios: jcguardiola@hotmail.com(

c) Juan Carlos Guardiola y Lourdes Guerrero-Strachan  1999-2009