Temas Historia BAC
Antiguos temas BUP
Materiales Complementarios
Zona Multimedia
La Plaza'r Pueblo (Foro)
 
Temario 2º BAC PAU
 





Copyright © 2009 JCGG

Viste algún error? Quieres comentar algo?

Castilla- Aragón en la Edad Media.

Según Pierre Vilar, "la Edad Media española conoció un Islam lleno de vida y originalidad, cuya riqueza, pensamiento y vitalidad prepararon las grandes realizaciones de la España futura. La lentitud del proceso "reconquista" permitió modelar los rasgos peculiares del ser español, que le llevan del particularismo al universalismo supranacional. Esto fue posible, en gran medida, gracias a la ausencia de un sistema feudal al estilo europeo, que sólo tuvo lugar en un área muy limitada."

Desde el punto de vista nacional, la Península se disgrega mas que se une durante la Reconquista: los reyes de Castilla y de León no dejaron de titularse "Emperadores" de toda la Península.

Las continuas guerras favorecieron las tentativas independentistas: Castilla de León, Portugal de Galicia; en el área levantina el Cid casi lo consigue; en Catalunya los matrimonios unieron y desunieron territorios.

Todos los reinos conservaron orgullosamente sus títulos desconfiando de sus vecinos. Los señores y los municipios contribuyeron a aumentar este espíritu particularista.

Al final del proceso de la Reconquista quedan sobre el territorio peninsular cuatro reinos:

  • Portugal.
  • Castilla.
  • Aragón.
  • Navarra

El primero de los mencionados queda fuera de nuestro estudio. El segundo es el fruto de una concentración de poder que ha borrado cualquier diferencia entre sus integrantes (León, Castilla, Galicia, Asturias, las dos Andalucias etc.). El tercero de ellos es el resultado de una suma, en la que cada territorio mantiene sus particularidades. Entre los tres (y más en concreto entre los dos últimos) hay una rivalidad que se mantendrá largo tiempo.

La Corona de Aragón.

Instituciones.-

El territorio de la llamada Corona de Aragón abarca tres reinos distintos entre sí y que mantienen la idea de sus propias diferencias sociales y legales. Los reinos de Aragón, Valencia y el Condado de Barcelona forman una "federación" monárquica: tienen tres reyes que, casualmente, son la misma persona, pero que tiene que actuar siempre a favor de los intereses de su reino; esta unidad-múltiple favorecerá desde temprano la autonomía de territorios, gobernados por los señores, que ante la ausencia del rey van acaparando poderes, He aquí uno de sus rasgos peculiares: un gobierno monárquico controlado por los señores (algo realmente feudal); pero, al tiempo, supranacional.

La monarquía aragonesa se fundamenta en el pactismo (algo realmente moderno), que permite al rey reinar con el apoyo de todos, pero: siempre que las actuaciones del rey no se enfrenten con las costumbres y derechos de cada una de las piezas de la monarquía. Como se comprueba "casi democrática", pero también "casi feudal".

Fueros:

Hasta el siglo XIII, cuando se establezcan unos fueros para todo el reino, sólo existían normas legales de ámbito comarcal, costumbres que toman el rango de ley en base a la tradición consuetudinaria. Tradiciones que se irán imponiendo unas sobre otras hasta el XIII, cuando se unifiquen. Por lo general, estos fueros protegen la propiedad privada, favorecen lo urbano, desgravan fiscalmente la propiedad, castigan el allanamiento de domicilio y protegen al individuo de a pie frente al poder rey. Algo realmente "burgués" subyace en la foralidad aragonesa, pero no todo es modernidad; las estructuras de poder demuestran claros signos de "feudalismo": los señores como administradores de los territorios, con poderes muchas veces arrancados al monarca, que ve así limitado su poder.

Los fueros de Zaragoza conocieron la mayor de las difusiones de entre todos los fueros locales y municipales Aragón, imponiéndose por encima de todos los demás. La influencia mozárabe se deja sentir en algunos puntos de los fueros.

Dinastía y herencia al trono-

La dinastía reinante era la Casa de Barcelona, que se mantuvo desde la unificación, en 1.137, hasta el 1.410, momento en el que los Trastámara llegan mediante el Compromiso de Caspe.

El primogénito heredaba los reinos de Aragón, Cataluña y Valencia; mientras los demás hijos recibían distintos señoríos. En vida del rey, el heredero recibía el título de Duque de Gerona.

Sistema de Gobierno.-

Al no poder el rey personalmente ejercer su poder en todos sus territorios, delega en otras personas. a las que dependiendo del reino y del momento histórico, se las llana Procuradores, Gobernadores, Lugartenientes y que a partir del siglo XIV reciben el nombre de virreyes.

El monarca lo era distintamente de cada una de las piezas del la Corona, a las que debía gobernar según las costumbres del reino. Era reconocido como tal tras el Juramento, que venia a ser algo parecido a:

"Nos, que Valemos tanto como Vos, y juntos mas

que Vos, os hacemos nuestro Rey si respetáis

nuestros usos y costumbres, y si no, no,"

El monarca, como se ve, estaba limitado en el ejercicio de su poder por las leyes, usos y costumbres. Esta característica es la conocida como PACTISMO, ya que el rey reina mediante un pacto con los súbditos.

Foralismo. -

Dado lo dispar de la monarquía aragonesa, la diversidad de legislaciones marcó uno de los principales escollos para su gobernabilidad. Los fueros locales y los territoriales eran muy diferentes unos de otros; pero, un proceso natural los hizo acercarse unos a otros, prevaleciendo los de la ciudad de Zaragoza sobre los demás. Muchos de estos fueros no estaban escritos y eran meras tradiciones orales, de ahí lo difícil de su manejo. Se auto-respaldaban en "la tradición y las costumbres". La condición burguesa de muchos núcleos urbanos favoreció la aparición de fueros que respetaban la propiedad privada y que incluso la declaraban exenta de cargas fiscales. El fuero pretendía defender al ciudadano de los posibles abusos legales del rey, al que los nobles habían arrancado en muchos casos grandes privilegios y concesiones.

Las Cortes de la Corona aragonesa. -

Aunque desde muy temprano existieron reuniones en las que el monarca escuchaba las quejas de sus súbditos, es el siglo XIV cuando, de la mano de Pedro IV, El Ceremonioso (1.336-87), se componen unas ordenanzas que estructuraron el sistema cameral en:

  • Curia Ordinaria (asesora al monarca).
  • Curia Extraordinaria (Cortes).

Ambas estaban presididas por el monarca o, en su defecto, por alguien delegado por él.

El rey esta obligado a reunir Cortes con una cierta periodicidad, que varía según los reinos: en Aragón, como mínimo, una vez al año; en Cataluña y Valencia, tres. En caso de no ser convocadas (para evitar oír críticas), las Cortes, tomando una institución de origen catalán se autoconvocaban.

Las Cortes eran asambleas distintas en cada uno de los tres reinos. En Cataluña y Valencia constaban de tres brazos.

  • Militar-Señorial.
  • Eclesiástico.
  • Real o popular.

En la asamblea de Aragón los brazos eran cuatro, al desdoblarse el primero de los mencionados en magnates e infanzones.

En las reuniones a Cortes, se trataban primero los temas propuestos por los distintos estamentos antes de que el rey pudiera intervenir pidiendo cualquier tipo de subsidio, impuesto, etc. Para la reunión de Cortes, cada uno de los brazos se reunía previamente por separado, proponiendo los temas a tratar; posteriormente, los tres brazos acordaban el "orden del día", del que, frecuentemente, quedaban fuera algunos temas.

Administración Central territorial y local. -

Central:

Giraba en torno a dos organismos: Cancillería y Consejo Real. Los cargos más importantes de esta administración central eran el de Canciller, que dirigía la Cancillería y presidía el Consejo real, convirtiéndose en una especie de ministro de asuntos interiores y exteriores; debía ser doctor en Derecho. El maestre racional era el encargado de la Hacienda.

Territorial:

El jefe de esta instancia administrativa era el Procurador General. La estructura administrativa era distinta en cada estado de la Corona: en Valencia la división era en cuatro distritos; en Catalunya, dieciocho circunscripciones, al frente de las cuales se encontraba el vicaria con poderes judiciales y militares.

Local:

Se estructuraba en municipios cuya composición pasaba desde los municipios en los que una asamblea general de vecinos (presidida por el vicario y reunidas en la plaza) hasta los consulados o juntas de representantes, pasando por los consells). En el ámbito aragonés, destaca el zalmedina, figura típicamente zaragozana que nace de una vieja institución del periodo de dominación musulmán.

Durante el siglo XIV la estructura municipal catalana fue extendiéndose por el resto de los reinos; a esta extensión, acompañó un notable florecimiento de las actividades comerciales y mercantiles, de las que la administración catalana era fiel reflejo.

Justicia y Hacienda.-

En consecuencia con los demás sistemas institucionales de la Corona, la justicia y la hacienda también tienen fuertes connotaciones locales.

La antigua figura del juez de Corte dio lugar a la aparición del Justicia Mayor de Aragón, cargo que irá tomando fuerza hasta convertirse en, primero, el juez principal del reino de Aragón y, mas tarde, de toda la Corona de Aragón.

En los señoríos, persistieron los tribunales señoriales, cuyas facultades variaban según las atribuciones que habían conseguido del rey.

Los elementos eclesiásticos contaban con tribunales propios, entre los que destacan los de la Inquisición, introducida por primera vez en Aragón en el 1242 para atajar las herejías.

La Hacienda y el Patrimonio real dependían del Maestre racional, desde el 1265, el cual tenía a sus 6rdenes a un tesorero, un escribano de ración (encargado de efectuar los pagos) y tres bayles generales (recaudadores)

La estructura social, fundamentada en el estamento, se componía de:

Rey y Familia real

Nobles (brazo Mayor)

"Burguesía" (brazo mediano)

Pueblo Llano (brazo menor)

Todos son vasallos del Rey. Los nobles poseían señoríos inconfiscables por el monarca. Los nobles de rango inferior podían serlo por concesión real

La gran masa social la constituían los campesinos o payeses que podían ser libres (y por tanto propietarios de un allodio), o estar encomendados a un señor o patrono.

Cabe destacar la persistencia de minorías sociales tales como los moriscos y los hebreos, ambas minorías se estructuran internamente según sus propias instituciones socio-religiosas y habitan barrios separados del resto.

Economía

En los territorios de la Corona aragonesa, se estimuló la permanencia de los antiguos pobladores, tras la toma de tierras, lo que propició la pervivencia de las antiguas actividades agrícolas. Las ciudades que surgieron en las costas entraron rápidamente en contacto con los puertos mediterráneos, limitando las importaciones y pasando, a continuación, a la exportación.

En el campo la agricultura y la ganadería, se equilibran. El desarrollo de la agricultura creó un mercado de consumo y favoreció las inversiones en una rudimentaria "industria" que, si bien en un principio sólo abasteció las necesidades locales, desde el siglo XIII suministró productos para un activo comercio que, tal vez, existiera ya desde el siglo XI. Sabemos del comercio de re-exportacion (pimienta, lino, algodón, comino, canela, incienso, etc.); de la exportación conocemos productos tales como cera, cuero, tejidos, harina, hierro, madera, etc. El papel de la nobleza en todas estas actividades comerciales fue muy activo.

Conocemos la existencia de organizaciones profesionales: cofradías, con un papel claramente gremial, protegidas por el poder real y con la supervisión de la nobleza.

En el área catalana las asociaciones de mercaderes son creación de Jaume I (siglo XIII), cuyas ordenanzas son el antecedente del Consulat del Mar que desde Cataluña, se extiende hacia Valencia; en el XIV, se remodela otorgándole mayor autonomía para actuar más eficazmente ya que, en esta época, el comercio mediterráneo estaba afectado por una crisis. Este código comercial se convirtió en algo frecuente en toda la cuenca mediterránea.

Castilla

Para el estudio de la entidad castellana, es inevitable mantener presente la idea de la repoblación; esta varía en su modo, pero no en sus objetivos, que siempre fueron económicos, estratégicos y políticos:

· económicos: se roturaron nuevas tierras para asegurar el mantenimiento de la población en constante aumento. Control las rutas comerciales.

estratégicos: repueblan preferentemente las zonas fronterizas de Al-Andalus.

  • políticos: Los monarcas intentan, mediante la repoblación de algunas comarcas, contrarrestar la influencia del estamento social beneficiado.

En el transcurso de la actividad repobladora la estructura social sufre importantes transformaciones:

  • del VIII al X : se van formando los grupos sociales, condicionados por la actividad militar del momento.
  • del XI al XII parece apuntar una estructura feudal que no llegó a cuajar.
  • del XIV al XV : son dos siglos críticos en lo social y en lo político, con dos hechos significativos: la peste negra y las luchas sociales, que marcan el final de la Edad Media.

Durante la Alta Edad Media os grupos sociales estaban divididos en

· Libres o ingenuos (burgueses, colonos y campesinos).

La nobleza alcanza un gran poder político como consecuencia de las ampliaciones territoriales, de las que resulta la máxima beneficiaria. Se crea, de esta forma, la nobleza latifundista, que va a oponer su poder económico a la monarquía en lucha por el poder político. También la caballería salió beneficiada del proceso repoblador, al recompensársele su participación con fincas urbanas y rústicas. Muchos de estos caballeros establecieron relaciones de vasallaje con la aristocracia, al tiempo que vivían de las prestaciones de los campesinos. Esto hace que condición de los agricultores sea peor cada vez.

Paralelamente se produce la consolidación de las clases urbanas (burguesía), ligadas al desarrollo comercial y artesanal. La vida de estos burgos estuvo controlada por una oligarquía descendiente de los primeros pobladores,

Como defensa de los intereses profesionales surgieron los gremios, asociaciones que agrupan a profesionales del mismo oficio.

La Propiedad.

La pequeña propiedad libre fue dando paso a las grandes propiedades señoriales a causa de las grandes deudas. Los señoríos estaban constituidos por dos partes: la reserva (reservada al propietario) y el manso (concedida a un colono a cambio de rentas) Posteriormente aparecerá el señorío jurisdiccional, en el que el señor tendrá potestad sobre los vasallos para castigar y juzgar.

La Ganadería.

Durante la Baja Edad Media, la ganadería ovina fue la mayor fuente de riqueza castellana; comenzó con la repoblación de la Meseta del Duero y fue una actividad no abandonada hasta tiempos muy recientes. La ganadería castellana se desarrolla sobre la base de lo que llamamos Mesta: asociaciones de criadores que fueron reglamentadas por primera vez por Alfonso X, creador del Honrado Concejo de la Mesta, organismo que fijó los itinerarios de la trashumancia por cañadas. La ganadería fue el gran poder económico de la nobleza; pero la exportación de lanas perjudicó a la economía ya que, además de exportar materia prima sin industrializar al país, inmovilizó a la agricultura.

El Comercio.

Mediante las ferias, los intercambios económicos se desarrollaron desde temprano. Destacan Medina del Campo, Badajoz y Sevilla tras la ocupación, donde nace una poderosa clase comercial compuesta por genoveses y judíos, que exportan materias primas agrícolas e importan artículos de lujo. Burgos fue el centro recolector de la lana castellana que se exporta en bruto, excepto una pequeña cantidad que queda para la industria local. Las lanas de Castilla sirvieron para crear un proceso industrializador muy floreciente en……Flandes!.

El Arte. Románico y Gótico

Desde el siglo XI se empiezan a encontrar por Europa manifestaciones artísticas singulares; genéricamente han sido denominadas Románico, pero bajo este calificativo subyace algo mucho mas complejo. una multiplicidad de formas y estilos que tan solo comparten el renacimiento de un tipo de arte, el arte cristiano; es por eso que frecuentemente ha sido denominado el Arte del Primer Renacimiento Europeo.

En el caso hispano estas manifestaciones giran en a dos ejes bien diferenciados entre sí: el área de la cornisa Cantábrica (donde empiezan a surgir nuevos reinos de tipo cristiano) y la zona catalana (donde los Condados evolucionan políticamente hacia una mayor independencia de Francia). En ninguna de las dos zonas podríamos encontrar clara unidad estilística; mas bien cabe hablar de períodos que, desde planteamientos diferenciales, van acercándose cada vez mas a la tónica europea impuesta por la estética del monasterio francés de Cluny y ante la que sucumben las llamadas escuelas locales, unificándose en una nueva estética que denominamos Camino de Santiago. Su alejamiento de esta famosa ruta de peregrinación hizo que el pre-románico y el posterior románico catalán evolucionaran poco y de modo diferente.

La Arquitectura del Camino de Santiago podemos identificarla por sillares regulares, plena integración de la escultura en la arquitectura, pilares cruciformes y cubiertas de bóveda de cañón soportada por arcos fajones.. El edificio más representativo es la Catedral de Santiago de Compostela, iniciada en el último cuarto del siglo XI. Su planta es en forma de cruz latina, con tribuna y triforio y tres naves más girola con capillas radiales; será el modelo para las llamadas iglesia de peregrinación. Este tipo de construcciones, se circunscriben casi exclusivamente al sector norte de la Península; en el área andaluza la existencia de ejemplos este estilo son casi inexistentes, y se limitan a tardías construcciones ya influenciadas por la novedad.

nta de la Catedral de Santiago.

Las rutas peninsulares del Camino de Santiago

Las artes icónicas del Románico presentan una total sumisión a la arquitectura, que se erige así cono el gran arte. La escultura, como o ya se mencionó anteriormente, aparece siempre en el exterior de los edificios (sobre todo en tímpanos y columnas) y en los capiteles. Componen programas iconográficos de capital importancia educativa en una sociedad iletrada, transmiten de forma gráfica las enseñanzas religiosas que se imparten desde el púlpito; convierten al edificio en un gran libro que puede ser leído por el fiel. En aquellos lugares donde los recursos no permitían el fuerte desembolso económico de contratar escultores, se sustituyeron estos programas de piedra por imágenes pintadas, ocupaban los interiores del templo (paredes, bóvedas, frontales de altares…). El área catalana utilizó tardíamente la escultura, por lo cual se desarrolló extraordinariamente la pintura; en la zona cantabro-castellana sin embargo sucedió al contrario. En general las artes icónicas del periodo presentan una total subordinación de la forma a la intención (programa): no es tanto una forma bonita como una forma instructiva.

Desde mediados del XII, y como evolución del románico, surge por toda Europa, con una extraordinaria fuerza, el Gótico. Es el fruto artístico de la reforma cisterciense ocurrida en Francia y que cuadrillas de constructores difundieron rápidamente por todo el continente acompañados por el florecimiento económico de las ciudades y de sus burguesías.

La arquitectura gótica parte de planteamientos novedosos basados en una nueva forma de contrarrestar las presiones (bóveda de crucería, contrafuerte y arbotante) con lo que el muro se adelgaza y se posibilita una mayor elevación de la obra. En los interiores persisten las plantas de cruz latina (ahora con mayor número de naves) con girola, y los pilares, a los que ahora se adosan columnitas o baquetones que se continúan en los nervios de la bóveda. La difusión de esta estética, ligada históricamente en la Península al auge de los reinos cristianos y la decadencia del Al-Andalus, la hace más presente, encontrando ejemplos significativos en casi todas las ciudades, sobre todo en el sur, donde adquiere el carácter de arte cristianizador tras los últimos pasos de la Reconquista.

Las artes icónicas góticas, en el caso español, presentan una marcada influencia francesa. La escultura sigue ligada al muro formando programas que ahora presentan una religiosidad salvadora y con unas formas más estéticas que las románicas. La pintura, ante la casi desaparición del muro, pasan a ocupar soportes independientes (tabla, retablo, miniaturas...), el papel instructivo que las pinturas desarrollaban en el interior del templo es ahora tomado por la vidriera.

El avance territorial de la Reconquista hizo quedar en territorio cristiano una serie de características artísticas de origen musulmán. Estos elementos re-interpretan las modas románica y g6tica con materiales pobres (ladrillo) y reminiscencias decorativas hispano-musulmanas. Se trata del mal llamado arte Mudejar

 

 

(c) J. Carlos Guardiola y Lourdes Guerrero-Strachan. oct. '99- Oct 2002

E-mail con tus sugerencias y comentarios a jcguardiola@hotmail.com