Temas Historia BAC
Antiguos temas BUP
Materiales Complementarios
Zona Multimedia
La Plaza'r Pueblo (Foro)
 
Temario 2º BAC PAU
 





Copyright © 2009 JCGG

Viste algún error? Quieres comentar algo?

HISTORIA DEL NACIONALISMO

Siglo XIX. Europa

Los Estados europeos reunidos en el Congreso de Viena (post-Napoleón)habían rechazado el principio de "nacionalismo" por considerarlo vinculado a la revolución, por ello ignoraron las reclamaciones de muchas naciones que se encontraban incluidas dentro de los paises (por acumulación histórica). Se trataba de un sentimientomuy dificil de explicar, más que de una teoría o doctrina.Las Naciones ya formadas y en las que Nación=Estado (Francia, Gran Bretaña) utilizaron el nacionalismo para reafirmarse ante las demás. Los grandes imperios multinacionales (Rusia, Austria-Hungría y Turquía)se vieron sacudidos y hasta enfrentados por movimientos nacionalistas de intensidad variada

La expansión territorial de Francia durante la revolución y la negativa de los grandes imperios a reconocer las características diferenciales de las naciones sirvieron de revulsivo para que las nacionalidades europeas aparezcan o nazcan. Numerosas naciones en toda Europa encuentran sus orígenes en el episodio de dominación .

Diversas fueron las maneras de plasmar ese sentimiento nacionalista y de buscar una materialización: la lengua, las tradiciones, la cultura, la raza e incluso la Historia fueron ingredientes válidos para que los ideólogos nacionalistas acercaran el fenómeno a las masas. Tres parecen ser las vías más frecuentemente usadas:

  Autodeterminación política . El gobierno que dirige al grupo étnico debe estar libre de toda atadura exterior (Mancini decía : " las nacionalidades que no posean un gobierno surgido de su propia vida interna y que esta sujeto a leyes impuestas del exterior se han de convertir en medio para los propósitos de los otros ").
  La peculiaridad lingüística y cultural.
  Basar nacionalismo en la raza.

En España no aparecerá este sentimiento-orientación política hasta casi finales del XIX y principios del XX. Freanados por la guerra civil del 36-39 y la etapa represeiva de cualquier discrepancia de Franco, resurgirán a finales del XX.

 

(ver la historia de la Ikurriña)

Algunas perlas del pensamiento de Sabino Arana, fundador del Nacionalismo vasco  

« Si a esa nación latina la viésemos despedazada por una conflagración intestina o una guerra internacional, nosotros lo celebraríamos con fruición y verdadero júbilo, así como pesaría sobre nosotros como la mayor de las desdichas, como agobia y aflige al ánimo del náufrago el no divisar en el horizonte ni costa ni embarcación, el que España prosperara y se engrandeciera.»

   « La fisonomía del bizkaino es inteligente y noble; la del español, inexpresiva y adusta.

   El bizkaino es de andar apuesto y varonil; el español, o no saber andar (ejemplo, los quintos) o si es apuesto es tipo femenil (ejemplo, el torero).

   El bizkaino es nervudo y ágil; el español es flojo y torpe.

   El bizkaino es inteligente y hábil para toda clase de trabajos; el español es corto de inteligencia y carece de maña para los trabajos más sencillos. Preguntádselo a cualquier contratista de obras y sabréis que un bizcaino hace en igual tiempo tanto como tres maketos juntos.

   El bizkaino es laborioso (ved labradas sus montañas hasta la cumbre); el español, perezoso y vago (contemplad sus inmensas llanuras desprovistas en absoluto de vegetación).

   El bizkaino es emprendedor (leed la historia y miradlo hoy ocupando elevados y considerados puestos en todas partes... menos en su patria); el español nada emprende, a nada se atreve, para nada vale (examinad el estado de las colonias).

   El bizkaino no vale para servir, ha nacido para ser señor ("etxejaun"); el español no ha nacido más que para ser vasallo y siervo (pulsad la empleomanía dentro de España, y si vais fuera de ella le veréis ejerciendo los oficios más humildes).

   El bizkaino degenera en carácter si roza con el extraño; el español necesita de cuando en cuando una invasión extranjera que le civilice.

   El bizkaino es caritativo aun para sus enemigos (que lo digan los lisiados españoles que atestan las romerías del interior y mendigan de caserio en caserio); el español es avaro aun para sus hermanos (testigo, Santander cuando pidió auxilio a las ciuadades españolas en la consabidas catástrofe).

   El bizkaino es digno, a veces con exceso, y si cae en la indigencia, capaz de dejarse morir de hambre antes de pedir limosna (preguntádselo a las Conferencias de San Vicente de Paúl); el español es vago hasta el colmo, y aunque se encuentre sano, prefiere vivir a cuenta del prójimo antes que trabajar (contad, si podéis, los millares de mendigos de profesión que hay en España y sumidlos con los que anualmente nos envía a Euskeria).

   Interrogad al bizkaino qué es lo que quiere y os dirá "trabajo el día laborable e iglesia y tamboril el día festivo"; haced lo mismo con los españoles y os contestarán pan y toros un día y otro también, cubierto por le manto azul de su puro cielo y calentado al ardiente sol de Marruecos y España.

   Ved un baile bizkaino presidido por las autoridades eclesiásticas y civil y sentiréis regocijarse el ánimo al son del "txistu", la alboka o la dulzaina y al ver unidos en admirable consorcio el más sencillo candor y la loca más alegría; presenciad un baile español y si no os acusa náuseas el liviano, asqueroso y cínico abrazo de los dos sexos queda acreditada la robustez de vuestro estómago, pero decidnos luego si os ha divertido el espectáculo o más bien os ha producido hastío y tristeza.

   En romerías de bizkainos rara vez ocurren riñas, y si acaso se inicia alguna reyerta, oiréis sonar una media docena de puñetazos y todo concluido; asistid a una romería española y si no veis brillar la traidora navaja y enrojecerse el suelo, seguros podéis estar de que aquel día el sol ha salido por el Oeste.

   El aseo del bizkaino es proverbial (recordad que, cuando en la última guerra andaban hasta por Nabarra, ninguna semana les faltaba la muda interior completa que sus madres o hermanas les llevaban recorriendo a pie la distancia); el español apenas se lava una vez en su vida y se muda una vez al año.

   La familia bizkaina atiende más a la alimentación que al vestido, que aunque limpio siempre es modesto; id a España y veréis familias cuyas hijas no comen en casa más que cebolla, pimientos y tomate crudo, pero que en la calle visten sombrero, si bien su ropa interior es " peor menealla ".

   El bizkaino que vive en las montañas, que es el verdadero bizkaino es, por natural carácter, religioso (asistid a una misa por aldea apartada y quedareis edificados); el español que habita lejos de las poblaciones, o es fanático o es impío (ejemplos de los primero en cualquier región española; de los segundo entre los bandidos andaluces, que usan escapulario, y de lo tercero, aquí en Bizkaya, en Sestao donde todos los españoles, que no son pocos son librepensadores)

   Oidle hablar a un bizkaino y escuchareis la más eufónica, moral y culta de las lenguas; oidle a un español y si solo le oís rebuznar podéis estar satisfechos, pues el asno no profiere voces indecentes ni blasfemias.

   El bizkaino es amante de su familia y su hogar (cuanto a lo primero, sabido es que el adulterio es muy raro en familias no inficionadas de la influencia maketa, esto es, en las familias genuinamente bizkainas; y cuanto a lo segundo, si el bizkaino por su carácter emprendedor se ausenta de su hogar no le pasa día en que no suspire por volver a él); entre los españoles, el adulterio es frecuente así en las clases elevadas como en las humildes, y la afección al hogar es en estas últimas nula porque no la tienen.

   Por último, según la estadística, el noventa y cinco por ciento de los crímenes que se perpetran en Bizkaya se deben a mano española, y de cuatro de los cinco restantes son autores bizcainos españolizados.

   Decid, pues, ahora si el bizkaino es español por su tipo, carácter y costumbres . »

 

( Sabino Arana , "¿Qué somos?". Obras Completas. Editorial Sabindiar-Batza. Buenos Aires. 1965. Páginas 627 y 628)

 

 

(Ver historia de la bandera andaluza)

Algunos textos de Blas Infante , fundador del nacionalismo andaluz

 

1) "El genio andaluz calla asustado. Pero no está muerto". (Ideal Andaluz).

2) "Andalucía necesita de sus clases trabajadoras e industriales, sobre todo de sus artistas, intelectuales, de todos los hombres honrados que son únicamente los que trabajan". Ideal Andaluz.

3) "Nosotros tenemos por hombres honrados únicamente aquellos que ofrecen en su conciencia hospitalidad al pueblo,... aquellos que no sólo se abstienen del mal, sino que crean y luchan por el bien". Manifiesto del Centro andaluz.

4) "Existe una obra que realizar: la obra de redención, política económica y moral de Andalucía; entiendan todos que pensar en los ideales colectivos es pensar en la propia Andalucía". Ideal Andaluz.

5) "Andaluces de todos los campos y partidos: venid a esta labor, los hombres de ideas más opuestas, unidos por el ideal de una Andalucía grande y redimida". Manifiesto de los regionalistas.

6) "Nosotros no creamos un partido: queremos crear un pueblo que sea capaz de gobernarse a sí mismo". Conferencia, 16 de junio 1917.

7) "Un pueblo no se improvisa, es la estatuta que más se tarda en modelar, la que más constancia y derroches de inspiración requiere". Dictadura Pedagógica.

8) "Nosotros venimos a vaciar nuestras ideas y sentimientos en los moldes del dolor de nuestra Andalucía". (Manuscrito L, 174).

9) "Los que hacen de la política una profesión exclusiva y excluyente (como una propiedad) hablan de conflictos entre ideas y realidades. La diferencia entre ellos y nosotros es ésta: para ellos, las realidades de un país son los "intereses creados"; para nosotros, los dolores creados por esos intereses". Manuscrito ABO, 8.

10) "No puede ser regionalista andaluz quien, habiendo siempre combatido nuestro regionalismo, venga ahora por deporte político, con el mismo nombre que nosotros, a insultar nuestro dolor por Andalucía". Revista "Andalucía", 1919.

11) "La España nueva, la España nueva, por Andalucía, es nuestra promesa. Somos hijos de esta promesa y vivir para ella es nuestra vocación". Tablada, 1931, p. 14.

12) "Andalucía quiere volver a ser, por sí, para reanudar la obra creadora de su historia incomparable..." Tablada, 1931, p. 61.

13) "Unidos por el ideal de una Andalucía grande y redimida". manifiesto regionalista 1919.

14) "En esta región existen muchos hombres fuertes que creen en la necesidad de hacer Andalucía,..." Ideal Andaluz, 1915.

15) "Nosotros venimos a vaciar nuestras ideas y sentimientos en los moldes del dolor de nuestra Andalucía hambrienta y vilipendiada,... esclava de caciques y prostituta de toreros". Revista Andalucía, 1919.

16) "Andaluces: además de por España, por vosotros mismos; aunque siempre uséis de vuestra autonomía, subordinando el propio interés al servicio de España y de la Humanidad, resolveos a ser libres." Revista Andalucía, 1919.

17) "Andalucía debe cumplir un ideal, como realidad distinta y completa; como unidad espiritual, viva, consciente, libre". Ideal Andaluz.p.31.

18) "Andalucía existe: no es preciso crearla. Hemos encontrado su genio vivo, aunque debilitado". Ideal Andaluz p. 45.

19) "Los medios de realizar el Ideal (andaluz) equivalen a los jalones que marcan los avances en el camino que hasta él conduce". Ideal Andaluz, p. 74.

20) "Andalucía necesita de su juventud, pero de la juventud honrada, de la juventud trabajadora, de la que pone sus ideas fuera del camino trillado por la vulgaridad, cuando no por la indignidad política". Ideal Andaluz, p. 160.

21) "Es preciso que Andalucía haga por nosotros examen de conciencia. Que a la obra de su resurrección contribuyamos con todo nuestro entusiasmo, que todos nos sintamos igualmente redentores". Ideal Andaluz, p. 162.

22) "Creed que Andalucía puede redimirse, que se redimirá, aunque levantarla de su postración sea obra de Titanes." ideal Andaluz, p.162.

23) "Hay que crear, restaurar o fortalecer a Andalucía”. Ideal Andaluz, p. 209.

24) " La dignidad de los andaluces exige la creación en Andalucía de un pueblo consciente y capacitado...". Llamamiento del Centro Andaluz, 1917.

24) "Despreciad cuanto os dicen que la Autonomía servirá únicamente para aumentar las burocracias y las que nombran por las calles granjerías políticas. El Estatuto será lo que quieran que sean todos los andaluces,...". Manifiesto a todos los andaluces, 1936.

 

 

(ver historia de la Senyera)

Orígenes: la Renaixença

catalanismo:

Se denomina Renaixença al movimiento cultural que tuvo lugar en Cataluña en el siglo XIX . Su nombre (renacimiento en castellano) nace de la voluntad de hacer renacer el catalán como la lengua de la literatura y de la cultura .

El poema Oda a la Patria ( 1833 ) de Buenaventura Carlos Aribau está considerada como el inicio de este movimiento. Este poema es también una de las primera muestra del Romanticismo en Cataluña. Otros autores destacados de la Renaixença fueron Joan Maragall y Jacinto Verdaguer en poesía , Ángel Guimerá en teatro y Narcís Oller en narrativa .

La restauración de los Juegos Florales ( Jocs Florals ) en 1859 fue un factor importante para la difusión del movimiento. El estilo de la Renaixença es cercano al romanticismo europeo , con predominio de los sentimientos, la exaltación patriótica y los temas históricos. El lenguaje que se utilizaba mezclaba cultismos y neologismos con expresiones propias del lenguaje popular.

Paralelamente al movimiento cultural se inició un periodo de reivindicación política. Este movimiento catalanista se reunió en 1892 en la ciudad de Manresa ( Barcelona ) para redactar unas Bases para la Constitución Regional Catalana , conocidas como las Bases de Manresa que reivindicaban un gobierno autónomo para Cataluña. Se trata del primer proyecto político sólido del catalanismo

 

 

(Ver historia de la Bandera de Galicia)

 

El nacionalismo gallego rastrea en la historia la demostración del ser nacional de Galicia. Para afirmar la personalidad gallega pone el acento en los hechos históricos diferenciales, busca un hilo conductor de una "Historia de Galicia" distinta de la "Historia de España" oficial. En su intención ideológica, la historiografía galleguista no se separa de la historiografía nacionalista en general.

(más sobre Nacionalismo Gallego en Historia)