Temas Historia BAC
Antiguos temas BUP
Materiales Complementarios
Zona Multimedia
La Plaza'r Pueblo (Foro)
 
Temario 2º BAC PAU
 





Copyright © 2009 JCGG

Viste algún error? Quieres comentar algo?

Tema II. España en el Medievo.

 

1.- Unidad y diversidad en las sociedades peninsulares medievales.

2.- Las aportaciones culturales de Al-Andalus: significado especial para Andalucía.

3.- Factores de diferenciación entre las sociedades cristianas.

4.- El proceso repoblador y su incidencia en las estructuras agrarias: los repartimientos en Andalucía

     

 

 

 

1.- Unidad y diversidad en las sociedades peninsulares medievales.

      

A principios del siglo V, aprovechando la extrema debilidad del Imperio Romano, unas tribus barbaras llamados Suevos, Vándalos y Alanos, atraviesan las Galias e invaden Hispania, siguiendo la tradicional política romana de los últimos tiempos el emperador llama en ayuda de la provincia a sus aliados los Visigodos (bárbaros un tanto romanizados). Mientras tanto estos pueblos se dedican al saqueo de la península, lo cual acelera el proceso de colonato. Los Visigodos penetran sobre el año 415 y desde entonces se dedican a conquistar todo el territorio peninsular, aunque su dominio nunca fue demasiado fuerte en las zonas costeras, con todo fundaran un reino independiente en el 476 (caída del Imperio Romano de Occidente). Su capital se encuentra situada en Toledo, y su organización política es una monarquía electiva y una nobleza hereditaria que ayudaba a gobernar al Rey. Los grandes latifundios siguen en manos de sus antiguos dueños (más otros creados para los nuevos gobernantes), pero a estos se les da el titulo de condes, encargándoles de administrar justicia a los campesinos aunque estos, en teoría, siguen siendo hombres libres.

Económicamente los Visigodos son un pueblo primitivo, por lo que basan su economía principalmente en la ganadería y agricultura, con muy poco comercio y este prácticamente reducido a objetos suntuarios para los nobles. Por todo ello los visigodos aumentan el número de latifundios, contribuyendo en parte al abandono de las ciudades, convirtiéndose los dominios agrícolas en autosuficientes (talleres de todo lo imprescindible).

 

Los visigodos nunca llegaron a dominar de manera efectiva toda la península.

 

Uno de los mayores obstáculos para la fusión de los visigodos y la masa de población hispanorromana fue la religión puesto que los invasores profesaban la fe cristiana pero bajo una herejía llamada Arriana, mientras los hispanorromanos eran Católicos, lo cual impidió durante bastantes años los matrimonios mixtos. Por fin se logra la unificación religiosa con la conversión de los Visigodos a la fe católica en el 589. Ello dará lugar a una unión Jurídica con un solo código de leyes llamado: Libro de los Jueces o Fuero Juzgo, el cual tiene gran influencia del Derecho Romano y Derecho Consuetudinario Germano.

 

Dentro del mundo cultural es necesario recordar que los visigodos son uno de los pueblos bárbaros más romanizados, por ello la influencia romana en su cultura es grande; la lengua oficial fue el latín. Esta cultura fue mantenida por la Iglesia, siendo necesario destacar las obras de San Isidoro de Sevilla. Y en el plano artístico destacamos principalmente un cierto desarrollo de la arquitectura (santa Comba de Bande ) y el empleo del arco de herradura.

 

La Conquista Musulmana: La primera expedición musulmana que atravesó el estrecho de Gibraltar, dirigida por Tarik en el año 711, solo se planteó ser una razzia, pero la aplastante derrota del rey Don Rodrigo en Guadalete y el rápido avance que culminó con la toma de Toledo, hizo que desde África llegada Muza con un fuerte contingente de tropas en el 712. Al año siguiente los musulmanes llegaban a Zaragoza y a Cataluña. Solo la debilidad interna del reino visigodo puede explicar un éxito tan completo.

 

A partir de este momento hemos de hablar de una España musulmana y de unos pequeños reinos cristianos en el Norte. Esto es debido a que no fue conquistado todo el territorio peninsular, puesto que en Asturias resistieron los cristianos dirigidos por Pelayo el cual logró derrotar a los invasores en la batalla de Covadonga (718), formándose el reino de Asturias, que logrará avanzar en un siglo hasta las fronteras del Duero.

 

La Zona Pirenaica, en Navarra, los núcleos de resistencia enclavados en los valles de las montañas se unen bajo la dinastía de los Arista, que logran conquistar Pamplona en el 823.

 

Aragón, Los primeros que resistieron siguieron viviendo bajo sus condes, del que primero se tiene noticias es del conde Aznar Galíndez, el cual amenazado por la expansión navarra y franca, acaba uniéndose a Navarra por el matrimonio de la hija del conde Galindo II con el rey de Navarra (unión que duró hasta 1035 ).

 

Marca Hispánica (Cataluña) fue consecuencia de la reconquista de la Septimania por los francos. Estaba constituida por diverso condados, cuyos condes tenían funciones militares, políticas y judiciales. Estos condes se convertirán en hereditarios, alzándose con el poder el Conde de Barcelona en el 897, habiéndose procurado antes la autonomía de la Iglesia.

 

Las tierras conquistadas por los musulmanes pasaron a constituir una nueva provincia dependiente del califato de Damasco, hasta que en el 756 se proclama emir independiente Abderramán I, este y sus sucesores se dedicaron a consolidar y engrandecer el emirato, hasta que en el 929 se proclama califa Abderramán III, el cual logró convertir en tributarios a todos los reinos cristianos del norte. Después de un periodo de esplendor, el califato se desintegra en 1031 desembocando en los reinos de taifas.

 

 

Unidad de las sociedades peínsulares.

Con lo que respecta a la unidad del mundo medieval hispano, vamos a intentar dar unas breves notas.

a) La población que habita la península pertenece a la misma raza, puesto que según los cálculos más generosos los invasores no pasan de 100.000 y procedentes del norte de África, de donde también procedían las invasiones neolíticas. Si la poco tiempo de la conquista, el emirato tiene varios millones de musulmanes, es simplemente por el cambio de religión.

b) Los judíos que habitan la península desde épocas romanas, son comunes en todo el territorio y en distintas épocas han adoptado una u otra religión y algunos grupos se han incorporado a la masa poblacional.

c) Los ocho siglos de permanencia de la cultura musulmana, han dado lugar a toda clase de intercambios, desde económicos (azúcar, cítricos...) hasta culturales (los modillones de rollo de la mezquita de Córdoba pasarán al arte románico), pasando por un incesante comercio Norte-Sur, que va desde la seda a las especies pasando por las pieles y esclavos. A ello es necesario añadir los matrimonios mixtos entre ambas culturas. (Almanzor se casó con la hija de un rey de León)

d) Otra característica común, tal vez procedente de los diversos pueblos que conviven y se mezclan en la península es el continuo efecto de intentar desunirse, formando entidades territoriales distintas. (Diversos reinos cristianos y gran cantidad de taifas).

 

Diversidad de las sociedades peninsulares.

Sería imposible en un solo apartado relatar la enorme diversidad de las sociedades, pero intentaremos esquematizarlas lo más posible:

Como primera característica tenemos la distinta religión entre el norte y el sur, pero esta no existe entre los reinos cristianos del norte y tampoco entre las futuras taifas.

- Una clara diferencia entre los reinos musulmanes y los cristianos lo tenemos en los que se puede llamar el distinto grado de civilización. Los musulmanes poseen una economía desarrollada, con una floreciente agricultura de regadío donde introducen productos de oriente, esta se orienta al comercio con las ricas ciudades, a ello es necesario añadir que sus ciudades son grandes y pobladas, con una rica vida comercial y mercantil. Además incluyendo Al- Andalus en el circuito comercial con el Mediterráneo y Oriente. Por el contrario los reinos Cristianos mantienen una economía de subsistencia con una agricultura pobre y una ganadería un poco más desarrollada, esta economía va orientada a la supervivencia dentro de los grandes latifundios ya plenamente medievales. Su ciudades son muy pequeñas, careciendo de un urbanismo medianamente desarrollado ( sin agua potable, ni cloacas...)

- Unido a ello tenemos el diferente desarrollo de la cultura entre ambas sociedades. Por un lado los reinos del norte comparten unos mismos rasgos culturales generales, basados en los monasterios e iglesias depositarias de la cultura, restos de la cultura romana, con unas construcciones eminentemente religiosas y de defensa, donde la mayor parte de la población carece del saber más elemental, siendo únicamente las bibliotecas monacales, las depositarias del saber. Por el contrario las ciudades musulmanas son unos focos culturales de gran envergadura, destacando sus universidades unidas a la mezquita, alcanzaron grandes conocimientos en medicina y en matemáticas. Como ejemplo baste citar que su capital Córdoba tuvo una biblioteca de 300.000 volúmenes.

 

 

2.- Las Aportaciones culturales de Al- Andalus: significado especial para Andalucía

     

Las aportaciones culturales de los musulmanes son muy amplias por ello se hace necesario dividirlas:

- Aportaciones económicas: los musulmanes en la península mantuvieron los sistemas de propiedades, pero cambiaron los métodos de trabajo, puesto que mejoraron y potenciaron enormemente el sistema de regadío (sobre todo en las huertas levantinas), con nuevas técnicas y un sistema jurídico para la explotación del agua de riego. Introducen nuevos cultivos como son: arroz, morera, algodón, agrios y caña de azúcar.

-La Industria textil se centró en el cultivo del lino y del algodón y de plantas colorantes, como el azafrán. Existió también una industria de la seda, destinada a un mercado "español" floreciente, basado en un intercambio campo-ciudad, lo cual revitalizó las ciudades anteriores e incluso se crearon otras nuevas, con el consiguiente desarrollo de una rica cultura. En los zocos de las ciudades se desarrolló una fuerte artesanía que además de objetos de uso diario, fabricaba objetos costosos dedicados a un mercado de lujo, principalmente los ya mencionados tejidos de seda, junto con cuero repujado (Córdoba), muebles de taracea (madera, marfil y nácar), orfebrería, pergaminos... Muchos procedían de los grandes talleres del Estado e iban destinados al mercado de lujo, hacia Europa y Oriente. El mercado interior aprovechaba las antiguas calzadas romanas: una central que comunicaba Sevilla-Córdoba-Toledo-Zaragoza y otra costera que desde Málaga se dirigía a Murcia-Valencia-Alicante-Tarragona. El comercio exterior se realizaba por la ruta mediterránea. Al-Andalus se convirtió así en una zona de contacto entre las rutas mercantiles del norte de África, Europa y Oriente. De sus puertos salían pieles, sedas, aceite, estaño...., y a ellos llegaba oro del Sudán, especias de Oriente y esclavos de Europa.

 

Los estudios científicos y técnicos. Se desarrollaron ampliamente, como ejemplo baste citar las Matemáticas, con el estudio del álgebra; la Medicina, donde alcanzaron enormes adelantos hasta el punto que el libro Tasrif fue traducida al latín y empleado como manual en las universidades europeas de la Edad Media; la Astronomía con las Tablas Toledanas y incluso libros de agricultura, de gran influencia en la cultura europea.

Si nos referimos al Arte, este es refinado, incluyendo dentro de él influencias romanas y visigodas, junto con las tradiciones árabes, resultado de todo ello un arte nuevo, refinado y lujoso, que deslumbraba a los cristianos de la época, junto a ello es necesario recordar que cuando se hunda el califato, los reinos taifas mantendrán vivos

 

Todo lo anterior da lugar a un fuerte desarrollo monetario, lo cual queda reflejado en que las monedas de Al-Andalus ( dinar de oro y dirhem de plata ) circularon por todos los mercados del mundo y, de tal forma se fortaleció el erario público, que el califa Abd-al-Rahman III acuñó oro y plata puros, todo lo cual revitalizó las ciudades anteriores e incluso se crearon otras nuevas, con el consiguiente desarrollo de una rica cultura. En los zocos de las ciudades se desarrolló una fuerte artesanía.

La cultura musulmana fue la más desarrollada del mundo medieval, compitiendo con la Bizantina. Siendo Córdoba una de las principales capitales del mundo. La Literatura, en esta materia es necesario aclarar que la imposición del árabe permitió al Al-Andalus relacionarse intelectualmente con los centros culturales del Próximo Oriente. Sin embargo en Al-Andalus, y sobre todo entre los elementos mozárabes y en las zonas de la frontera, se mantuvo un sistema bilingüe, que aparece incluso en los estribillos en romance de las poesías árabes (jarchias). Se fue generando una poesía nueva, popular, adecuada a la realidad social de Al-Andalus: el zéjel y la muasaja. Escrita en lengua popular y difundida oralmente, utilizó temas heroicos, amorosos o satíricos de fuerte impacto social. Como obra cumbre de la poesía escrita en lengua árabe tenemos la obra de Ibn Hazm "El Collar de la Paloma".

 

Las relaciones con Oriente fueron un factor fundamental de intercambio y penetración de ideas, libros, costumbres etc., que llega a su máximo apogeo con el califa Al-Hakam II.

 

Entre los estudiosos dedicados a la filosofía, en el siglo XII apareció Averroes (cordobés) el cual dedicó gran parte de sus obras al estudio de Aristóteles. Y gracias a esos estudios los europeos podrán conocer la figura de Aristóteles (Escuela de Traductores de Toledo)

 

La influencia en Andalucía, es importantísima, puesto que su permanencia en estas tierras es la más larga de toda la península. De ente las más notables, por un lado lo podemos ver en la arquitectura, principalmente la doméstica, puesto que las casas andaluzas, en particular las de pueblos siguen un esquema árabe, consistente en habitaciones iluminadas por un patio central, con un pozo o fuente (lejano origen en la villa romana), a ello es necesario añadir el uso de cerámica vidriada, bien en alicatados o en tiestos. Dentro de las grandes obras arquitectónicas, podemos encontrar raíces musulmanas, ello queda demostrado en los llamados patios de naranjos que preceden uno de los lados de las catedrales andaluzas (origen en los patios con la fuente de las abluciones musulmanas).

 

Dentro del lenguaje es donde podemos verlo más palpable, las palabras que designan términos de origen árabe son múltiples, como ejemplo : Alacena (despensa), Guadal (río), Bena (hijo), Almirez, Algarabía (ruidos de charla acompañados de movimientos de las manos). E incluso en expresiones como "sube para arriba " que es la doble afirmación árabe cuyo origen la tenemos en los moriscos, que trataban de disimular ante los cristianos, pero decir a los demás moriscos que seguían en secreto siendo creyentes.

 

 

3.- Factores de diferenciación entre la sociedades cristianas.

 

Reino de Asturias: separado del territorio dominado por el Islam por una amplia zona, casi despoblada, que se extendía desde la cordillera Cantábrica al Duero. A lo largo del siglo VIII, se dedicaron a dominar Galicia y la Meseta Norte, por medio de asentamientos y plazas fuertes. Su principal preocupación va a ser la defensa de la frontera entre los valles del Ebro y del alto Duero, como este territorio resultaba muy vulnerable (al ser llanuras), se levantaron gran cantidad de castillos, que dieron nombre a la región Castilla. La consolidación del reino se vio fortalecida por la noticia del hallazgo del sepulcro del apóstol Santiago, el lugar Compostela se convirtió en centro de peregrinación y Santiago el símbolo de la resistencia contra el Islam. Fue a mediados del siglo IX, cuando Alfonso III logró llevar la frontera sur del reino hasta el Duero. Quedaron así configuradas las dos unidades políticas que se distribuyeron el territorio: el Reino de León (Asturias, Galicia, León) y el Condado de Castilla que se independizó en la mitad del siglo X bajo el conde Fernán González. Por fin se llegó a consolidar la línea del Duero con la reconstrucción de las plazas fuertes (Toro, Simancas, Zamora) y con la presencia de los castellanos en la zona oriental del Duero. En lo sucesivo toda reconquista va unida a la repoblación.

Alfonso XI consiguió tomar Toledo (1085) y hacer tributario a la taifa de Sevilla, los musulmanes buscaron la ayuda de los almorávides, beréberes del norte de África, a esta invasión le sucede la de los almohades, que mantuvieron su poder hasta las primeras décadas del siglo XIII.

La victoria cristiana de las Navas de Tolosa (1212) fue decisiva para la eliminación del poder almohade. Una vez controlada la región manchega, gracias a lo acción de la Ordenes Militares, Fernando III tomó Córdoba y Sevilla. Con Alfonso X, los castellanos terminaron su acción militar en la zona de Murcia y ocuparon la zona del Estrecho.

Portugal. Concedido como condado a una hija del rey de León, la cual se casa con un noble de la familia Enríquez, se independiza años después bajo la dinastía de los Enríquez, sus descendientes seguirán la reconquista del territorio portugués, a mediados del siglo XII, con la ocupación del Algarbe.

 

Reino de Navarra, se mantiene independiente entre las influencias de sus poderosos vecinos. No pudo participar en la reconquista por estar encajonada entre Aragón y Castilla, y durante varios siglos estuvo bajo la influencia francesa, hasta su conquista en 1512.

 

Aragón, que son una serie de condados independientes, que no formaran un reino hasta el siglo XI. Alfonso I consolidó la frontera meridional de Aragón en el Ebro, con la toma de Zaragoza(1118) y avanzó hacia el oeste, por Tudela y Tarazona.

 

Cataluña, Los condados catalanes, logran unirse bajo el conde de Barcelona Wifredo a finales del siglo IX, independizándose de los francos. En 1137 se produjo la unión de Aragón y Cataluña con el matrimonio de Petronila y Ramón Berenguer IV, quien logró ampliar el territorio con la conquista de Tortosa y Lérida. Sus intereses en Francia dieron lugar a choques militares.

Jaime I, conquista Mallorca (1229) y Valencia. Se firmó con Castilla el tratado de Almizara, 1244, en el se ponen las delimitaciones fronterizas con Castilla, los cual supuso el fin de la reconquista de los reinos orientales en la península Ibérica. La expansión por el Mediterráneo sería en adelante el principal objetivocatalano-aragonés.

 

Los Factores de Diferenciación entre los reinos, los vamos a centrar entre los dos principales, con una mención a Portugal

Corona de Castilla: Los territorios de Castilla, son gobernados por medio de un sistema feudal, donde la nobleza se reparte gran parte de los territorios, junto a ello existe una poderosa y rica Iglesia y no podemos olvidar la existencia de villanos libres, procedentes de la repoblación. Sobre todos ellos domina el Rey, el poder de la corona reside en la riqueza de los monarcas, que se apoyan para gobernar en unos funcionarios (merinos....) Un rasgo característicos de los reyes castellanos es la concentración de poder en sus manos en gran medida debido a la necesidad de un ejercito casi constante para la reconquista. Surgirán las Cortes (1188)divididas en tres brazos: Nobleza, Clero y Municipios. A partir de este momento nos encontraremos con un aumento del poder de los monarcas, siempre y cuando sean capaces de dominar a la nobleza (poderosa por las grandes extensiones de tierra logradas en el avance reconquistador).

Desde los últimos años del siglo XIII, Castilla se vio afectada por continuos problemas políticos. La monarquía no conseguía imponer su autoridad a los nobles, los cuales aprovechaban las minorías reales, reyes con poca autoridad, para intentar dominar a la corona. Pero a pesar de ello el reino de Castilla fue fortaleciéndose progresivamente durante los siglos XIV y XV. Las teorías políticas que las Tablas Toledanas basadas en el Derecho romano, convertía al rey en soberano de súbditos, fueron difundidas por los tratadistas políticos. Así, aunque la aristocracia conservó e incrementó su poder económico y social, la monarquía afirmó su supremacía política. Las Cortes, que carecían de facultades legislativas, y los municipios, que estaban controlados por los corregidores reales, tampoco supusieron un contrapeso efectivo al poder (Los reyes se vieron fortalecidos por los grandes impuestos, procedentes de la Mesta y de la Alcabala ).

Es necesario ver que la economía castellana se orientó hacia un fuerte desarrollo de la ganadería en detrimento de la agricultura. La ganadería lanar se orientó a la gran producción para la venta exterior, siendo Burgos y Bilbao los dos puertos principales.

Fundados en líneas generales en relación con la lana para exportar (principalmente lana y hierro ) a los Países Bajos, esto dio lugar al enriquecimiento de los nobles y de las Ordenes Militares, pero al mismo tiempo los reyes protegieron estos rebaños con la creación de la Mesta Real, lo cual dio enormes ingresos a la corona, por los impuestos cobrados por cada cabeza de ganado. Ello incrementará el poder económico de los reyes (por los impuestos cobrados por cada cabeza de ganado). Al mismo tiempo se desarrolla el comercio desde la ciudad de Sevilla, dedicados a la venta por el Mediterráneo de aceite, vino y mercurio. Entre el Sur y el Norte surgirán grandes centros financieros como son principalmente las ferias de Medina del Campo. Todo ello dará unos grandes ingresos a la Corona Castellanas, que aunque se verán afectados por la Peste Negra del siglo XIV, conseguirán dar una supremacía económica a Castilla dentro de la península.

 

Corona de Aragón. Este título engloba los distintos territorios de Aragón, Valencia, Baleares y Cataluña. Estos territorios se orientan principalmente al comercio con un claro afán expansionista de los catalanes por el mediterráneo (Sicilia, Atenas,...). Siendo Barcelona el principal foco comercial e industrial del territorio, donde se consolidan grandes talleres artesanales (vidrio, telas, barcos....) junto con un foco financiero de gran importancia. Pero todo ello cambiará con las graves crisis del siglo XIV (luchas internas entre la burguesía catalana y con el poder real). De estas crisis saldrá maltrecha Cataluña, que no se recuperará hasta el siglo XVII. Por el contrario será Valencia la ciudad que se convertirá en el foco financiero de la Corona.

La estructura territorial de la Corona y los antiguos usos políticos obstaculizaron el autoritarismo monárquico en Aragón. La tradición feudal consideraba al rey como un primun inter pares de sus vasallos más poderosos: aristocracia, clero y patriciado urbano. Los tratadistas políticos desarrollaron la teoría pactista, según la cual la autoridad real se fundamenta en el consentimiento de los gobernados, es decir, en un pacto con el reino, representado por sus clases dominantes.

Las Cortes fueron adquiriendo mayor importancia y prestigio hasta convertirse en un contrapeso efectivo del poder real. Las Cortes, dotadas de funciones legislativas, desarrollaron órganos permanentes (Diputación del General) para velar por el cumplimiento efectivo de los acuerdos tomados en Cortes. A pesar de estas limitaciones al ejercicio del poder, los monarcas de la Corona de Aragón, siguiendo la tendencia de la época trataron continuamente de reforzar su autoridad y sus atribuciones.

Las diferencias entre los reinos se mantendrán a lo largo de la historia.

 

4.- El proceso repoblador y su incidencia en las estructuras agrarias: los repartimientos en Andalucía.

Es imposible comprender el proceso de repoblación sino lo vemos unido a las fases de la reconquista de las tierras en manos musulmanas. Por lo tanto la repoblación corre paralela a los grandes avances conquistadores, y esta reconquista sigue unas líneas maestras que van logrando conquistar y repoblar los grandes valles de los ríos peninsulares, que servirán como línea fronteriza

Los reyes astures estimularon la ocupación de las tierras desiertas, encomendando oficialmente la repoblación a nobles o eclesiásticos, quienes colonizaban un territorio en nombre del rey o permitiendo su libre ocupación por campesinos que buscaban nuevas tierras donde establecerse. El rey o un noble estregaba la carta de población o carta puebla, documento en el que figuraban las normas a que debían ajustarse los pobladores y las exenciones y privilegios que les otorgaba.

Los repobladores se asentaban en aldeas rurales (vicos), o en explotaciones agrarias aisladas de tradición romana (villas), y tomaban posesión de las tierras sin dueño, procedimiento conocido con el nombre de pressura en Castilla y León y de aprisio en los condados catalanes y comarcas dependientes de los francos. Formaban comunidades de pequeños propietarios libres, de carácter claramente rural. Se reunían en el "concilium" o "conventus" en el que se trataban asuntos de interés colectivo y donde se decidía el derecho a utilizar los montes y los prados de aprovechamiento común, el uso del molino, del horno, etc. El número de vicos fue aumentado porque muchas granjas o explotaciones agrarias se convertían en poblados y el nombre de villa perdió su significado de caserío o granja para designar un poblado. Muchos de estos poblados se formaron en las cercanías de los castillos para tener un refugio en caso de ataque. Sobre todo en las regiones fronterizas, existían numerosos castillos, que, con el tiempo, constituirían el núcleo de futuras ciudades.

También la fundación de iglesias y monasterios tuvo importancia en el proceso repoblador. En sus proximidades se agrupaban numerosos campesinos. Esta forma de repoblación fue muy frecuente en el valle del Duero y en las tierras catalanas, debido sobre todo, a la actividad de los monasterios benedictinos, favorecidos por los condes del país.

A medida que se producía el avance, variaba la forma de repoblación. Así, en los siglos XI y XII, en los que se incorporaron territorios con una alta densidad de población musulmana (Toledo, Zaragoza....) se favoreció la repoblación concejil y los reyes otorgaban importantes privilegios (los fueros), sobre todo a los municipios fronterizos. En muchos casos, y ante la escasez de repobladores, se mantuvo a la población musulmana en sus tierras con un estatuto diferente del otorgado a los nuevos pobladores. En el valle del Ebro se inició una nueva forma de repoblamiento: los repartimientos, en que los cristianos pasaban a ocupar las casas que habían abandonado los musulmanes (obligados a trasladarse a los barrios extramuros) y se repartían además las tierras yermas. Pero las capitulaciones, para evitar el despoblamiento, garantizaban antiguos derechos y el mantenimiento de sus propiedades territoriales a los musulmanes y suponían una dificultad para el asentamiento de los cristianos en estas zonas.

Las Ordenes Militares, a las que se entregaron extensos territorios, tuvieron un papel destacado en la repoblación de la Meseta meridional y del norte de Valencia. La debilidad del poblamiento se plasmó en una colonización de tipo señorial y latifundista, orientada a la ganadería. (Origen remoto de los latifundios de esta zona).

A partir del siglo XIII, se generalizaron los repartimientos en el valle del Guadalquivir, Valencia y Murcia. La expulsión de los musulmanes de la Andalucía Bética y la continuidad de los mudéjares en Murcia y Valencia, conformaron dos tipos de propiedad muy diferentes. En general, las tierras incorporadas a la Corona de Aragón se distribuyeron en pequeñas parcelas, mientras que las tierras incorporadas a Castilla, provenientes de Andalucía y Murcia, se repartieron a través de los concejos reales (antiguas ciudades que se dedicaban a poblar otras tierras).

Los concejos reales dispusieron de amplios fueros para convertirse en repobladores. O bien fueron entregadas ( donadíos ) a las Ordenes Militares o grandes nobles. En este caso, los grandes lotes entregados y la escasez de medios humanos ocasionaron un poblamiento lento y el triunfo del latifundismo. Se perfilaron así los rasgos de la estructura agraria y social del gran parte de la mitad sur de la Península.

Cuando a finales del siglo XV se conquiste el reino de Granada, el repoblamiento será distinto, puesto que nos encontramos con un territorio densamente poblado y a los habitantes salvo excepciones se les mantendrá en sus tierras a cambio de un tributo. Por ello, a los cristianos que participen en la conquista se les darán pequeñas extensiones de tierra y se les compensará en parte con propiedades urbanas.

De todo lo visto se deduce la procedencia lejana de la estructura de la propiedad agraria. En el Norte los repartos han sido graduales a lo largo de siglos, con lo que los campesinos han adquirido la propiedad de sus fincas, dando lugar a campesinos dueños de fincas medianas. Por el contrario en el Sur, en concreto en el caso andaluz, veremos que al repartir a los nobles e iglesia inmensas extensiones de tierras se han creado latifundios, y al no haber existido en España una reforma agraria profunda, estas fincas han llegado a nuestros días como los actuales latifundios andaluces. A ello es necesario sumar las desamortizaciones eclesiásticas del siglo XIX, con lo que inmensas extensiones de tierras pasan al Estado que las vende en pública subasta, (pero sin dividir la propiedad) siendo adquiridas por los ricos burgueses e incluso por los nobles, dando lugar al aumento de los latifundios.

 

Como caso distinto de Andalucía, nos encontramos el reino de Granada, que por lo dicho anteriormente de su repoblamiento, dio lugar a un reparto en fincas de menor tamaño, donde actualmente casi todos los habitantes de la comarca poseen pequeñas fincas (como ejemplo Coín ).

 

Esta forma de poblamiento dará lugar a una estructura campesina distinta a la del resto de la Europa feudal, puesto que los campesinos de algunas zonas gozarán de unos derechos desconocidos por el resto de los europeos.

 

Comentarios y sugerencias

Bogota41@hotmail.com

 © Javier de la Hera Rosado 1999-2009